Buscar este blog

viernes, 12 de febrero de 2016

LA CIENTÍFICA ESPAÑOLA DETRÁS DEL DESCUBRIMIENTO DE LAS ONDAS GRAVITACIONALES

    "Estos días estamos hemos dormido muy poco", bromea Alicia Sintes en conversación telefónica. La física es la investigadora principal del Grupo de Relatividad y Gravitación de la Universitat de les Illes Balears, único equipo español participante en la colaboración Advanced LIGO, que este jueves ha anunciado la detección de ondas gravitacionales. "Es un momento histórico para la física y la astrofísica", confiesa la científica, ya que según sus palabras, "comienza una nueva era protagonizada por la astrofísica gravitacional".
Hace cien años Albert Einstein postuló la teoría de la relatividad general, a partir de la cual el físico propuso la existencia de las ondas gravitacionales. El viejo sueño de Einstein ha sido confirmado por los más de mil científicos de quince países diferentes que participan en Advanced LIGO, entre ellos la española Alicia Sintes, quien confiesa que "los niveles de adrenalina y emoción de los últimos días han sido muy altos". La detección de las ondas gravitacionales, según la investigadora, nos permitirá conocer algunos de los fenómenos más exóticos y violentos del cosmos, como las colisiones de agujeros negros, las explosiones de supernovas, los estallidos de rayos gamma o el mismísimo Big Bang. "Seremos capaces de escuchar qué sucedió cuando el universo no tenía ni un segundo de vida", explica.
El hallazgo, según Alicia Sintes, "es meritorio de un Premio Nobel". Lejos de sonar poco modestas, sus palabras hacen alusión a la reflexión que hizo la propia Academia Sueca en 1993, cuando concedió el galardón a Russell A. Hulse y Joseph H. Taylor, Jr por el descubrimiento de un púlsar binario. Aquel estudio supuso la primera evidencia indirecta de ondas gravitacionales, cuya existencia ha sido confirmada esta tarde. 

"Las ondas gravitacionales nos permitirán entender algunos de los fenómenos más exóticos y violentos del universo, como las explosiones de supernovas, la colisión de dos agujeros negros o el Big Bang."

   "Tendremos que esperar probablemente hasta el próximo siglo para encontrar una demostración directa de la existencia [de ondas gravitacionales]", señalaba la Academia en el comunicado del premio de 1993. Ese momento ha llegado al fin, aunque la concesión del Nobel tal vez tarde algo más. "Habrá que esperar porque las nominaciones para el próximo año ya están cerradas", sostiene Sintes. Aunque no se sabe si el galardón sería otorgado a la colaboración de Advanced LIGO o a los directores principales del proyecto, lo cierto es que la situación recuerda mucho a la vivida con el Nobel por el descubrimiento del bosón de Higgs.

   La científica afincada en Mallorca es una de las pioneras en la búsqueda directa de ondas gravitacionales. Alicia Sintes forma parte de la colaboración LSC (LIGO Scientific Collaboration, por sus siglas en inglés) desde sus inicios en 1997. Tras su incorporación como profesora en la Universitat de les Illes Balears en el año 2000, su grupo es el único equipo español que participa en la red de observatorios de Advanced LIGO de Hanford (Washington) y Livingston (Louisiana) y en el detector GEO600 de Hannover (Alemania). Sintes y el resto de científicos de la UIB también son miembros del foro del interferómetro Virgo (Cascina, Italia), aunque no trabajan directamente dentro de la colaboración.

   "Nuestros estudiantes han trabajado a tope, mucho más que cuarenta horas semanales, dado que estamos compitiendo al primer nivel", señala la física. En el grupo de Alicia Sintes también trabajan Sascha Husa como investigador senior, un científico postdoctoral (David Keitel), dos doctorandos (Xisco Jiménez y Miquel Oliver) y varios estudiantes de máster y grado. !Somos un equipo acostumbrado a colaborar de manera internacional, por lo que nuestros ritmos son divertidos", admite Sintes entre risas. "Nuestras reuniones con California suelen empezar a partir de las 17 h y durante tres meses uno de nuestros doctorandos realizó una estancia en la sala de control de LIGO", comenta a Hipertextual. "Teníamos un agente infiltrado que nos iba transmitiendo la emoción contenida durante el día D del hallazgo de las ondas gravitacionales", en palabras de la investigadora.
"En Baleares hay sol y playa y entiendo que la economía se sustente en el turismo, pero hay muchas cosas más que se pueden apoyar"
   Alicia Sintes confiesa haber vivido una "época dura" por la situación de la ciencia en España durante los últimos años. "Nosotros no montamos los observatorios, pero necesitamos financiación para sostener los recursos computacionales, los ordenadores que utilizamos o los viajes a las reuniones de trabajo y los turnos del detector Advanced LIGO", comenta a este medio. La inversión en I+D "es fundamental para sobrevivir y competir al mismo nivel que los investigadores de Caltech o el Instituto Max Planck", señala. Sintes afirma que "la ciencia y la educación impulsan a un país", por lo que pide al próximo gobierno nacional y a las administraciones regionales "que no se olviden de la investigación".
   "En Baleares hay sol y playa y entiendo que la economía se sustente en el turismo, pero hay muchas cosas más que se pueden apoyar", reclama. Alicia Sintes se siente orgullosa de que un equipo pequeño como el suyo haya trabajado codo con codo con grupos mucho más grandes y mejor financiados. Además de la actividad investigadora, los científicos también han realizado una importante labor de difusión a través de las redes sociales o manteniendo el blog La Sinfonía del Universo, galardonado en el III Concurso de divulgación del Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN). Un intenso trabajo realizado durante dos décadas que hoy ha obtenido su premio más deseado: el hallazgo de las ondas gravitacionales.

 Ángela Bernardo.  Huffington Post. 



miércoles, 10 de febrero de 2016

CONCURSO DE RELATOS CORTOS

Participantes:

Todas las alumnas y alumnos de ESO.

Tema:

La igualdad en el trabajo y el reparto de tareas en casa.

Extensión:

Mínimo un cara y máximo tres caras, aproximadamente.

Modo de presentación y plazos:

Se escribe en la hora de tutoría y los recoge el tutor. El plazo de entrega finaliza el 18 de marzo.

Jurado:

Coordinador de coeducación y Departamento de Orientación.

Premios:

 Un libro de relatos por curso (Un libro para el mejor de 1º, otro para le mejor de 2º, etc.)


Entrega de premios:

El 22 de abril, para celebrar el Día del Libro.

lunes, 1 de febrero de 2016

EL DIFÍCIL CAMINO DE LAS FÍSICAS Y LAS INGENIERAS

    Las mujeres que se dedican a carreras científicas afrontan más obstáculos que sus colegas varones.

     Maria Salomea Skłodowska es el sempiterno y contraproducente ejemplo de la mujer científica. La excepción que confirma la regla. La curiosa anécdota de un mundo dominado por hombres. Una mujer que hizo historia en la ciencia, pero que, paradójicamente, es más conocida por el apellido de su marido, Pierre Curie. Sin duda, la ciencia ha cambiado mucho desde aquellos tiempos oscuros en los que muchas mujeres no podían ni siquiera acceder a la universidad. Pero, aún hoy, las científicas siguen luchando por superar barreras y sesgos machistas, aunque, a veces, éstos no sean claramente visibles.
Conferencia de Solvay, 1927.
Conferencia de Solvay, 1927. 
Durante las últimas semanas se han publicado dos estudios que han ahondado un poco más en el sesgo de género existente en el mundo académico, especialmente en las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, conocidas en el mundo anglosajón como STEM. En el primero se han analizado los posibles sesgos en la enseñanza secundaria y concluye que los profesores de física tienden a evaluar peor a las chicas que a los chicos. El segundo ofrece pruebas del machismo imperante en el mundo de la ingeniería, mostrando que los artículos científicos escritos por ingenieras reciben menos citas que los de sus homólogos masculinos, pese a que ellas publican en revistas de más prestigio.

La tubería que gotea


Algunos investigadores han establecido una analogía entre el camino de las mujeres en el mundo de las ciencias y una tubería que gotea. "Es como si la tubería fuera el camino profesional y a cada paso se fueran perdiendo mujeres", explica a EL ESPAÑOL Inés Sánchez de Madariaga, delegada del rector para Igualdad de Género de la Universidad Politécnica de Madrid y antigua directora de la Unidad de Mujeres y Ciencia. Sin embargo, es importante analizar dónde, cómo y por qué se producen las principales fugas.
Estudios anteriores han determinado que la baja representación de las mujeres en áreas STEM se produce principalmente en dos etapas fundamentales. Por un lado está el pequeño porcentaje de mujeres que acceden a los puestos más altos de la escala académica, lo que se conoce como techo de cristal y, por otro, el bajo número de mujeres matriculadas en carreras científico-técnicas.
Un grupo de científicas en el experimento LHCb 2
Un grupo de científicas en el experimento LHCb 2 
Aunque existen muchos factores que pueden contribuir a mantener estas diferencias, algunos estudios científicos han determinado que la enseñanza secundaria es una etapa crucial en este aspecto, ya que "en este periodo se consolidan las diferencias entre niñas y niños con respecto a su rendimiento, así como su interés en estas áreas", dice la investigadora de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich Sarah Hofer. Algo con lo que coincide Sánchez de Madariaga, quien asegura que "de forma inconsciente, muchos padres y profesores dirigen a las niñas a carreras de ciencias de la vida y no a las tecnológicas".

LA AMENAZA DEL ESTEREOTIPO

Además, según un informe publicado por la OCDE el pasado año, las niñas afrontan con mayor ansiedad que los niños este tipo de materias  y, por lo general, se sienten más presionadas y peor dotadas para asignaturas como matemáticas o física, pese a que sus calificaciones suelen ser similares a las de los chicos. "Es lo que se conoce como la amenaza del estereotipo", explica Sánchez de Madariaga, según la cual "un estudiante, ya sea niña o niño, puede obtener peores resultados en un examen si se le dice de antemano que no es bueno en esa materia".
Con el objetivo de intentar ahondar más en los posibles sesgos machistas que se pueden dar en esta etapa, Hofer ha realizado un estudio, publicado en el International Journal of Science Education, en el que ha analizado cómo evalúan los profesores de física a sus alumnos. Para ello, esta investigadora pidió a 780 profesores de secundaria que puntuaran una respuesta de examen. La solución planteada por el supuesto alumno era la misma en todos los casos y solo era parcialmente correcta. La única diferencia entre los distintos exámenes era que en la mitad de los casos la prueba era de un alumno y en la otra mitad, de una alumna.
Una física en el túnel del LHC.
Una física en el túnel del LHC. 
Los resultados de este experimento mostraron que para los profesores que tenían una experiencia docente de más de diez años el sexo del estudiante era irrelevante. Sin embargo, aquellos con menos experiencia dieron "una puntuación significativamente más baja a las chicas que a los chicos", señala el estudio. En concreto, los profesores con menos de cinco años de experiencia profesional puntuaban a las niñas con entre 0’7 y 0’9 puntos menos que a los niños.
El estudio de Hofer solo analiza uno de los múltiples factores que pueden explicar por qué tan pocas mujeres acceden a carreras STEM. Sin embargo, según esta investigadora, el resultado debería servir para "intentar promover técnicas de evaluación anónimas", así cómo para impulsar "cursos específicos de formación para los profesores con menos experiencia, de forma que aprendan a evitar este tipo de sesgos".

EL 'EFECTO MATILDA'

Pero las dificultades de las mujeres a la hora de abordar una carrera científica no terminan ahí y, de hecho, la principal pérdida de mujeres en el ámbito científico se produce en el salto al escalafón más alto. Diversos estudios han señalado cómo las mujeres científicas reciben menos reconocimiento por su trabajo que los hombres, algo que se conoce comoefecto Matilda.
Ya en 1997 la revista Nature publicó un estudio sobre unas becas de investigación otorgadas por el Consejo de Investigación Médica de Suecia, en el que se demostraba que las mujeres debían presentar hasta 2’4 veces más méritos que los hombres para obtener la misma beca, algo que obligó al gobierno sueco a replantearse este tipo de convocatorias. En investigaciones más recientes, como la publicada en PNAS en 2012, se observó que cuando se mostraba un mismo curriculum a distintas instituciones académicas de EEUU, éste obtenía mejor valoración si era de un hombre.
Una parte importante a la hora de evaluar el curriculum profesional de un científico es el número de veces que sus artículos científicos han sido citados. A mayor número de citas, se sobrentiende que el trabajo del investigador ha sido más relevante, lo que le daría más opciones de promoción.
Un reciente estudio publicado en la revista PLOS One ha determinado que los artículos escritos por mujeres ingenieras reciben menos citas que los de los hombres, pese a que ellas publican en revistas de mayor impacto. "Esto es coherente con el efecto Matilda, pero en el sentido de que las publicaciones de las mujeres reciben menos reconocimiento de lo que se espera", explica a EL ESPAÑOL la principal autora del estudio, Gita Ghiasi.
Existen precedentes en la literatura científica que muestran el desigual comportamiento de la comunidad científica a la hora de citar artículos. Sin embargo, el trabajo de Ghiasi, investigadora del Departamento de Mecánica e Ingeniería Industrial de la Universidad de Concordia (Canadá), también tiene otras conclusiones interesantes, como que las pocas mujeres ingenieras que trabajan en los campos más fuertemente dominados por hombres suelen estar entre las más citadas, lo que, según Ghiasi, implica que las mujeres sufren "un fuerte proceso de selección, según el cual o están extremadamente cualificadas o terminan por abandonar el campo".
El estudio, para el que se analizaron más de 650.000 artículos, firmados por casi un millón de científicos y publicados entre 2008 y 2013, también concluye que aquellos investigadores que participan en equipos de colaboración mixtos superan en productividad y citas a aquellos que lo hacen en grupos de un solo género. "Esto demuestra que hay campos tecnológicos que salen perjudicados por la ausencia de mujeres, que aportarían otros puntos de vista y mayor diversidad a la investigación", asegura Sánchez de Madariaga.

"ES CUESTIÓN DE PRODUCTIVIDAD Y EXCELENCIA"

De la misma opinión es la física Pilar López Sancho, Presidenta de la Comisión Mujeres y Ciencia del CSIC, para quien "una ciencia hecha solo por hombres no puede ser neutral, ni objetiva" y que insiste en que aumentar la presencia de mujeres en áreas STEM, "no es solo una cuestión de justicia social, sino también de productividad y excelencia".
Para Sánchez de Madariaga, este tipo de estudios son importantes porque muestran con datos las diferencias de género a la hora de evaluar los méritos y las capacidades. "Tener estudios que miden estas diferencias es muy importante para mostrar la realidad y es que, incluso en el mundo académico y científico, que es uno de los más objetivos, hay un trato diferencial entre hombres y mujeres".
Pero pese a la contundencia de los datos, sigue habiendo reticencias a aceptar la existencia de un sesgo machista en al ámbito STEM. "Los científicos piensan que siempre son objetivos", asegura López, "y muchas veces no lo aceptan, aún cuando les enseñas los datos". Sin embargo, pruebas y estudios aparte, es difícil ignorar el hecho de que desde que en 1903 Maria Skłodowska-Curie fuera galardonada con el Nobel de Física, solo otra mujer, Maria Goeppert-Mayer, lo haya conseguido. Y, desde entonces, han pasado más de sesenta años.


http://www.elespanol.com/ciencia/20160129/98240304_0.html

miércoles, 27 de enero de 2016

"EN LOS CAMPAMENTOS SAHARAUIS NO SE PUEDE VIVIR, SE SOBREVIVE"



      El alumnado del IES Seritium ha asistido a la charla 'Mujeres en zona de conflcto: El Sahara' ofrecida por Habiba Salama Jatri, una joven saharahui, enmarcada dentro de las actividades que se van a llevar a cabo para la conmemoración del 30 de Enero, Día de la Paz.  

      “Nos hemos dado cuenta de que es más positivo concienciar a la juventud para que luego surja la solidaridad”, afirma la joven.


   Habiba Salama Jatri, joven saharaui de 22 años llegó a España gracias al programa Vacaciones en Paz. El segundo año permaneció con la familia de acogida de nuevo y se vio obligada a dilatar su estancia debido a problemas médicos. Hasta hace tres años no ha vivido definitivamente con su familia en Jerez. Habiba conoce perfectamente la situación que se vive en el Sáhara y este lunes ha ofrecido una charla a tres grupos de 4º de ESO del IES Seritium, Mujeres en zona de conflicto: El Sáhara.
   La joven ha realizado un repaso por la historia de su pueblo, el origen del conflicto y su cultura. También les ha hablado de la situación actual tras las lluvias torrenciales. “Nos hemos dado cuenta de que es más positivo concienciar a la juventud para que luego surja la solidaridad”, ya que ellos son el futuro, afirma la Habiba. A la charla, organizada por el coordinador del Plan de Igualdad del centro, con la colaboración de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA), le ha seguido una ronda de preguntas en las que las chicas se han mostrado especialmente interesadas.
   El alumnado, que ignoraba en su mayoría la ubicación de la antigua colonia española y la vinculación con España, se ha sorprendido al saber que en este pueblo las mujeres gozan de bastante más igualdad que en otros también musulmanes. No obstante, Habiba ha aclarado que en España hay más igualdad y que en el Sáhara: “Allí hemos avanzado mucho pero tenemos que tenemos que continuar. En política, por ejemplo, hay mujeres ministras pero hay muchos más hombres que mujeres”.
   En Jerez viven en torno a 350 familias saharauis. En la actualidad Habiba estudia química en Puerto Real. En la charla ha explicado las circunstancias en las que se encuentran los campamentos saharauis. "Ahora mismo en los campamentos saharauis no se puede vivir, se sobrevive", apostilla. Aspira a terminar la carrera y a ejercer probablemente en España. “Muchos jóvenes saharauis se forman fuera y cuando vuelven no tienen medios para trabajar. En principio, me quiero quedar en España, igual que cualquiera de aquí que se marcha fuera si no tiene trabajo. Pero no me olvido de que he venido para formarme y ayudar a mi familia y a mi pueblo.

María Luisa Parra. La Voz del Sur