Buscar este blog

miércoles, 18 de junio de 2014

Entrega de premios

El martes 10 de junio tuvo lugar en la Facultad de Ciencias de la Educación de Puerto Real la entrega de los premios del concurso “Femmes célèbres d’hier et d’aujourd’hui dans les pays francophones” (Mujeres famosas de ayer y de hoy en los países francófonos) organizado por la Asociación de Profesores de Francés de Cádiz.  Entre los alumnos del Seritium seleccionados obtuvieron premios Yaiza Jiménez Alcocer, Elena Ortega Rechi, José Fernández Gutiérrez y menciones especiales Marta Barranco Valle y Teresa Morillo Montañés.  !Enhorabuena!




jueves, 12 de junio de 2014

Silencio, se maltrata

No es que hayan vuelto a las andadas, es que sus pasos siempre avanzan por el camino de regreso a un tiempo anterior para intentar desandar el progreso de la sociedad, de ahí que el machismo haya cambiado de mensaje a lo largo del tiempo, peromanteniendo siempre su posición de poder y referencia como eje sobre el que hacer girar la convivencia y las relaciones sociales. Unos giros mucho más intensos y rápidos conforme el contexto de la relación se reduce, lo mismo que el patinador aumenta la velocidad de las vueltas sobre el hielo cuando junta sus brazos al cuerpo.
El silencio ha sido el mayor cómplice de la violencia que las mujeres han sufrido a lo largo de la historia, la invisibilidad sólo ha sido una de sus consecuencias. La violencia siempre ha existido, y los entornos de las mujeres que la sufrían lo han sabido en todo momento, pero no se ha reconocido porque se decía a las mujeres que callaran,que no denunciarán ni lo contaran, que era algo normal del matrimonio, que en el fondo sus maridos las querían mucho, pero que el amor a veces se equivoca de camino y en lugar de en los besos termina en golpes, que por eso hace llorar quien bien quiere... Que era el alcohol, las drogas o los celos quienes maltrataban, que esta vida era de lágrimas, pero en la otra dios dirá…
El silencio ha escrito las páginas de la violencia de género, nunca tantas palabras calladas dijeron tanto, ni nunca el aire fue tan opaco e impenetrable. Cada palabra abría una vía de esperanza, pero luego llegaban los silenciadores que las apagaban para ocultarlas entre las sombras del hogar, de manera que nadie pudiera ver lo que todo el mundo sabía. De este modo silencio e invisibilidad formaron la sociedad anónima que hoy tenemos, productora infatigable de violencia de género y discriminación a partir de la materia prima de la desigualdad.
La cultura ha creado ese juego de luces y espejos para ocultar a las mujeres tras sus roles, y para mostrar su mundo a través del filtro del significado que la sociedad da a cada acontecimiento de su realidad. Esa es la razón por la que las tareas domésticas no han sido valoradas como trabajo, ni las capacidades de las mujeres admitidas como bienes comunes para la sociedad, y por ello tampoco los golpes dados por sus parejas han sido considerados como violencia... Todo ello forma parte de la normalidad que la cultura ha creado para ese escenario doméstico en el que las mujeres se desenvuelven bajo la supervisión y el control de un hombre. De ahí ese mensaje tan divino para los hombres que se lanza desde la Iglesia: "cásate y sé sumisa", o lo que es lo mismo, "cásate y somete", en versión original masculina. De este modo, ellas se ganan el cielo y ellos la Tierra, porque el mejor paraíso siempre ha sido el terrenal.
La situación está tan normalizada que los estudios sociológicos sobre la realidad de la violencia de género realizados desde el Ministerio de Igualdad, reflejan que la mayoría de las mujeres que sufren esta violencia no denuncia (78%). Los motivos principales para no hacerlo, según lo entiende la propia sociedad, son el miedo (el 61% así lo cree) y la vergüenza (19%). Podrían sacarse muchas conclusiones, pero ¿qué clase de sociedad tenemos para además de dar cabida a la violencia de género, hacer que las mujeres que la sufren callen por miedo y por vergüenza?
Las palabras están presentes en la violencia de género, es la respuesta de las mujeres cuando se les pregunta si acudirían a alguien tras sufrir estas agresiones: el 49% se lo diría a un familiar y el 8% a una amiga. Por lo tanto, hay palabras, también signos producidos por los golpes, y muchas evidencias que revelan el maltrato, sin embargo permanece invisible debido al efecto de quien impone el silencio para que los trapos sucios manchados con la sangre de las mujeres maltratadas se laven en casa.
Esa ha sido su táctica a lo largo de la historia, ocultar la realidad de la violencia de género para presentar lo invisible como inexistente.
La estrategia se completa cuando luego se justifican aquellos casos de violencia que por sus características o circunstancias traspasan la barrera del silencio y llegan a los ojos de la gente. Entonces es el alcohol, las drogas o los trastornos mentales lo que causan la violencia, cuando no es la propia mujer la responsable. Es lo que afirma el 34% de la sociedad al considerar que las mujeres que son maltratadas frecuentemente son culpables por no dejar la relación; para esa gente nada importa el silencio impuesto, la complicidad callada de los entornos, el miedo que genera el violento, el daño emocional que acompaña a los golpes, la distancia a la que se ve la sociedad cuando se vive en una isla hundida...
Por eso el machismo quiere el silencio a gritos y el posmachismo lo reivindica, de hecho, el acontecimiento que revolucionó la actitud de la sociedad ante la violencia de género fue la respuesta al asesinato de Ana Orantes. Una respuesta que abrió las primeras grietas en el muro levantado por la cultura violenta de la desigualdad, y por las que se colaron las palabras que empezaron a iluminar las oscuras sombras de los violentos, y su idea del “todo queda en casa”.
Por eso ahora piden volver al silencio, no hay nada más que ver sus tuits y comentarios. No quieren que hablemos de desigualdad y de violencia de género.Quieren que no escribamos blogs, ni libros, ni tuits… que callemos para hacer del eco ausente la demostración de su mentira. Ellos (y ellas), en cambio, sí pueden continuar imponiendo valores, conductas y palabras a través de blogs, tuits y libros… Por eso quienes nunca se habían preocupado de la violencia de menores, hombres, ancianos… ahora hablan de ellas, no porque les importen, sino para que no se hable de violencia contra las mujeres. Quieren mantener sus privilegios y para ello necesitan la desigualdad; y la desigualdad sólo se pueden mantener por medio de la violencia.
Los mismos estudios el Ministerio de Igualdad revelan que sólo un 0’7% de la población no ha oído hablar nunca de violencia de género, es decir, el 99’3% sí sabe de esta violencia, sin embargo, la respuesta generalizada ha sido el silencio.
Para el posmachismo “el camino se hace al desandar” y la mejor palabra es la que no se dice... Así todo continúa en silencio y en el mismo lugar.
Por:  

martes, 10 de junio de 2014

La tradición contra la mujer en Nepal



      Sobre las mujeres rurales en Nepal no solo recaen las tareas del hogar como ir en busca de agua y grano a varios kilómetros de distancia. También trabajan en el campo, recogen, limpian, apilan y transportan la ramas de madera con las que luego construyen los tejados de sus hogares o venden a otros. Lo hacen desde que son niñas. No importa que sean las cuatro de la tarde y el calor sea insoportable. Tampoco que estén embarazadas o hayan parido recientemente. Ellas son las que trabajan. Debido a ello, y la edad temprana a la que tienen hijos, dejan pronto la escuela, lo que explica la elevada tasa de analfabetismo femenino en el país, un 40%.

Lo crucial y urgente, de Javier Marías

            Procuro no hablar mucho aquí de aquellos asuntos en los que “todos” estamos de acuerdo. Agregar mi apoyo o mi condena a una situación o a una causa evidentes suele parecerme superfluo, y podría dar la impresión de que sólo aspiro a colgarme la decorativa medalla, o de que me guardo las espaldas para que nadie me acuse de no haberme pronunciado sobre cuestiones que claman al cielo. Sin embargo hay alguna excepción de tarde en tarde, y se hace difícil callarse cuando por fin, y “gracias” al secuestro de casi trescientas niñas y adolescentes nigerianas por parte del grupo sanguinario-deficiente llamado Boko Haram, hay cierta reacción planetaria ante el sojuzgamiento de que son objeto las mujeres en grandes porciones del globo. Hay demasiados sitios en los que se las trata no ya como a ciudadanas de segunda, sino como a menores de edad permanentes, a prisioneras, a propiedades, a siervas, a animales de crianza o de carga, a prostitutas particulares, a esclavas. A individuos sin voz ni derechos ni autonomía, a criaturas forzosamente parasitarias a las que no se permite trabajar, ni ir a un hospital por su cuenta si están enfermas o heridas, ni conducir, ni mostrar el rostro ni el cabello, ni salir a la calle más que acompañadas de varones, es decir, de “tutores” o más bien dueños. También los hay, como se sabe, en los que se tirotea o envenena a las niñas por ir a la escuela, por intentar aprender algo, por negarse a languidecer en la oscuridad y la ignorancia como todas las generaciones que las precedieron. Hay niñas y profesores (y sobre todo profesoras) que se juegan la vida a diario por acudir a un aula, lo que en la esfera occidental constituye la cotidianidad más rutinaria de millones de críos. En algunos lugares esas aulas han de estar custodiadas por gente armada, para evitar atentados o raptos como el mencionado (antes hubo muchos otros).
                                                  

jueves, 5 de junio de 2014

Nuevas formas de jugar

Ahora que los grupos de primero y segundo de la ESO van a trabajar en clase de Educación Física con los juegos populares y tradicionales, no estaría mal que el profesorado realizara un análisis de esos juegos desde una perspectiva de género, intentando incorporar variantes de estas formas de juego basadas en el aprendizaje cooperativo y coeducativo. El material que proporciono es un material de apoyo que persigue alcanzar los siguientes objetivos:

  • Fomentar el juego como proceso de aprendizaje y desarrollo de actitudes.
  • Descubrir otras formas de juego que permitan la libre expresión de emociones.
  • Facilitar que el alumnado se divierta y desarrolle habilidades sociales basadas en la cooperación.
  • Desarrollar la autoestima en los distintos juegos.
http://www.juntadeandalucia.es/institutodelamujer/index.php/coeducacion/campanas/campana-del-juego-y-el-juguete-no-sexista-no-violento


Fotografías del taller de costura en el I.E.S.Seritium

                           
Gracias a la profesora Águeda por proporcionarnos estas fotografías
              



martes, 3 de junio de 2014

Exposición sobre mujer y ciencia

 La ciencia no es ajena a los vaivenes sociales. Preguntada la sociedad norteamericana por la revista Time sobre el personaje más influyente del pasado siglo, éste no fue un militar, político, escritor, cantante, actor o deportista, sino un científico, Albert Einstein. Nadie duda de que el siglo XX pasará a la Historia como el siglo de la ciencia. De hecho, el actual siglo XXI en el que se vislumbran avances científicos y tecnológicos auténticamente revolucionarios -especialmente en los ámbitos de la nanociencia, la nanotecnología y las ciencias biomédicas- comenzó con la celebración del año internacional de la Física en 2005, haciéndolo coincidir con el centenario de las tres famosas publicaciones de Albert Einstein (efecto fotoeléctrico -por el que recibió el Premio Nobel de Física de 1921-, teoría de la relatividad y aportaciones al estudio del movimiento Browniano) que tan significativamente contribuyeron al cambio de la visión del mundo y al desarrollo tecnológico posterior.
Sin embargo, en esta época de efervescencia científica aún subyace la pregunta de si la mujer está plenamente integrada en la ciencia.



Esta exposición está dirigida a nuestros jóvenes para que conozcan la gran aportación que también hicieron muchas mujeres en el mundo de la ciencia. Una de las figuras  que recoge la exposición es la de Lise Meitner. Su empeño incansable por estudiar e investigar le llevó a participar en el descubrimiento de la fisión nuclear, además de investigar la teoría atómica y la radiactividad. Sin embargo, una vez más, su aportación fue ignorada a la hora de los reconocimientos y fueron otros los que recibieron el correspondiente premio Nobel.