Buscar este blog

domingo, 15 de diciembre de 2013

25 NOVIEMBRE 3013, RESEÑA

El lunes, 25 de noviembre, se realizó un acto colectivo en el IES SEritium en el que participaron dos respresentantes de las familias ( Fernando Calvente y Geli  Sánchez), ocho representantes del profesorado ( Noemí González, Sandra Belda, Lola Sarazá, Esperanza Contreras, Blanca Fernández, Estíbaliz, Estrella Ferreira y Montse Gómez), un representante del equipo directivo, el jefe de estudios, (Paco Sánchez-Gadeo) y varias alumnas de 1º de Bachillerato.



En este acto, presentado por Noemí  González Lavado (aquí tenéis la presentación) , que se llevó a cabo en el patio del instituto un cuarto de hora antes del recreo, se mostró la unión de la comunidad educativa ante la repulsa a la violencia de género y el deseo de igualdad entre mujeres y hombres.
Para ello se leyó un manifiesto y se recitó un poema de Gioconda Belli ( el segundo de este enlace, acompañado de la música de Erik Satie, Lent, Gnossiement) al compás de un ejercicio de expresión corporal realizado por un grupo de alumnas.
Para terminar se pidió un minuto de silencio.

El siguiente texto es el del manifiesto (no es de nuestra autoría):


Manifiesto en contra de la violencia de género.
IES SERITIUM
25 NOVIEMBRE 2013

Todos y todas debemos PLANTARLE CARA a la violencia machista que empobrece nuestra sociedad. Los malos tratos no son un asunto privado, es un problema social que se combate con la TOLERANCIA CERO ante cualquier comportamiento machista.
En representación de todas las personas que conforman nuestra comunidad educativa, condenamos en este acto cualquier tipo de violencia contra la mujer,  no admitiendo ningún tipo de justificación y expresando la mayor de las repulsas.
La violencia contra las mujeres es una de las más degradantes violaciones  de los Derechos Humanos y continúa progresando en el ámbito global. No respeta fronteras, culturas, niveles económicos. Está presente en épocas de conflicto y en tiempos de paz, en el hogar, en el trabajo y en la calle. Es una injusticia manifiesta que impide que la sociedad avance en el camino de la igualdad y el bienestar común que todas y todos queremos en convivencia.

            La violencia contra las mujeres desaparecerá cuando las mujeres dejen de ser ciudadanas de segunda y participen de forma igualitaria en la sociedad. Desaparecerá cuando dejen de estar a la cabeza de las cifras de pobreza, de las listas de desempleo o de sufrir la infravaloración de sus trabajos y los problemas de conciliación de su vida personal, laboral y pública. Desaparecerá cuando se deje de usar su imagen como objeto de consumo, cuando sus palabras se oigan con el mismo volumen que las de los hombres y cuando se las nombre y se las visibilice en todos los espacios sociales. Desaparecerá cuando exista una verdadera educación no sexista donde las niñas  y los niños tengan presente y futuro con las mismas posibilidades.

            Desde 2003 más de 650 mujeres han sido víctimas de violencia de género sólo en España. La violencia de género afecta tanto a las mujeres que la padecen, a sus hijos y a sus hijas, entornos familiares y a la sociedad, en general. Se trata de un problema que se proyecta a nivel horizontal (hacia las mujeres y sus entornos familiares) y a nivel vertical (hacia sus descendientes), pudiéndose perpetuar este tipo de violencia en futuras generaciones.
      
            La violencia de género no puede considerarse un problema exclusivo de la esfera privada de las mujeres; todas las Administraciones Públicas y la sociedad en general, deben participan en la erradicación de esta lacra social. Ya no es un 
delito invisible, sino que produce un rechazo colectivo y una evidente alarma social.

            La finalidad de este manifiesto es hacer patente nuestro rechazo a la violencia de género y fomentar modelos alternativos de convivencia, basados en el respeto y en la igualdad, asumiendo estos compromisos:
  • Consideraré que las personas, hombres y mujeres, somos iguales en derechos, en capacidad de decisión, en oportunidades para elegir.
  • Rechazaré todas las acciones, comentarios y chistes que trivialicen la discriminación de las mujeres y que denigren la imagen de las mujeres.
  • Analizaré críticamente los discursos sexistas y/o violentos difundidos por los medios de comunicación.
  • Promoveré  una educación igualitaria, en mi entorno más cercano, apostando por juguetes y juegos que acerquen y enriquezcan a niños y niñas y no perpetúen los roles discriminatorios por los que el cuidado y la pasividad se asigna a las mujeres y la inteligencia y la acción a los hombres.
  • Seré libre para decidir mi vida sin que ser hombre y mujer me impida elegir lo que deseo, promoviendo la eliminación de los estereotipos femeninos y masculinos.
  • Compartiré solidariamente las tareas domésticas y el cuidado propio y el de las personas, ganando así autonomía y disfrutando del afecto de quienes queremos.
  • Resolveré los conflictos de manera no violenta.
  • Mostraré mi apoyo y solidaridad a las mujeres que sean víctimas de violencia de género
  • Participaré socialmente para erradicar las estructuras sociales y las mentalidades que perpetúan una discriminación de las mujeres en la sociedad, trabajando activamente por la igualdad.

Con el deseo de que en el futuro no haya ningún motivo para conmemorar el día 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario