Buscar este blog

martes, 29 de octubre de 2013

Luisa Porras Lobo, artista plástica jerezana, inaugura el ciclo "Con nombre de mujer" en el I.E.S. Seritium


 Luisa Porras presentando su obra "Palabras que hieren" en la Libería Laberinto de Jerez

Mañana, miércoles, 30 de octubre de 2013, 
se abre el ciclo "Con nombre de mujer" en el I.E.S. Seritium 
con la intervención de Luisa Porras Lobo.

Luisa Porras es una artista plástica jerezana, profesora en la  Escuela de Arte de Jerez. También ha trabajado en la Escuela de Arte de Sevilla. 
Gran conocedora del mundo del arte contemporáneo y de una hondura y sensibilidad exquisita que nos muestra a través de su obra, tenemos la fortuna de que nos acompañe para inaugurar este ciclo de charlas en torno a diversos campos laborales y artísticos y a la figura de la mujer en ellos. 
Ha expuesto, tanto individual como colectivamente, su obra durante estos últimos 27 años, distintos emplazamientos de la provincia de Cádiz, en Jerez, Sevilla, Huelva, Córdoba, Valladolid, Barcelona, y en ARCO en Madrid, entre otros lugares de España. También ha expuesto en Nueva York. Ha recibido premios: en la Bienal de Escultura de Murcia, en la IV Muestra andaluza para jóvenes artistas plásticos o en el  XII Certamen regional de pintura y escultura de Trebujena, entre otros.

Sus palabras definen su pasión y agudeza, su experiencia, y sus imágenes
 (con las que nos deleitará durante la charla) definirán su vínculo y conocimiento con el arte contemporáneo.
Os dejo de momento con algunas reflexiones de Luisa, a modo de introducción:

"Hay una gran diferencia entre ser mujer escultora y ser hombre escultor. Es muy parecido a la creencia general de que una mujer que trabaja en una cocina es una cocinera y un hombre un chef (aunque ahora mismo haya programas que estén equilibrando la balanza) También una mujer que cose es una costurera o modista y un hombre es un diseñador... hay muchos terrenos en que es todavía difícil cambiar la visión popular. Poco a poco van destacando figuras individuales que marcan la diferencia y se les reconoce el valor profesional.
     A la escultura se le asocian tradicionalmente valores masculinos: la fuerza física y el uso de herramientas pesadas, técnicas y materiales industriales en muchos casos que provienen de entornos de trabajo exclusivamente masculinos: soldaduras, manipulación de metales y materiales pesados, procesos y maquinaria de la industria pesada, etc.
 Aunque actualmente hay muchas maneras de trabajar con sistemas técnicamente muy avanzados que facilitan el trabajo, suelen ser maquinas o procesos industriales muy caros para su uso individual y hay que recurrir a industrias que realicen el proceso por encargo"
"¡Ni te cuento lo que hay que aguantar cuanto te metes en un taller de metalistería a soldar! Lo mínimo que hacen es protegerte porque "te vas a hacer daño" "cuidado que eso es peligroso", déjalo ya te lo hago yo" y toda una serie de actitudes paternalistas que los coloca en una situación de poder sobre ti, y si no la aceptas eres una estúpida en el mejor de los casos o marimacho... es lo que hay...(...) el tiempo me ha vacunado y ya no me ofende, me da mucha pena porque resulta ridículo que a estas alturas aún no se den cuenta de la diferencia entre la profesionalidad y la educación y la necesidad de dejar a cada uno su sitio"
"La materia solo es un vehículo para transmitir, no un fin en sí mismo. Ni siquiera el parecido con la realidad  es un fin ya de la representación (¿qué realidad?, ¿la que vemos o la que intuimos?). Hay otros valores más íntimos y universales que se manejan en la escultura , en el arte contemporáneo. Para una sociedad diferente, un lenguaje diferente, para mí es absurdo pretender comunicarse ahora mismo con un lenguaje que perteneció a otro siglo, a otra sociedad y a otros valores."

No hay comentarios:

Publicar un comentario